a

CUIDAR DE NOSOTRAS

20 de abril de 2022

Muchas veces pensamos que estar en los treintas nos va a llevar a una cúspide de placer y locura, sin embargo, la realidad (al menos para mi) es muy diferente…

Las presiones, el trabajo, estar en forma, y los distintos dolores que nos recuerdan que no estamos taaan jóvenes, son el día a día de nuestra existencia. A pesar de todos estos achaques, cada día que me levanto me doy cuenta de los distintos sacrificios que he hecho han valido la pena.

Esta sección tiene como objetivo, platicar de una manera amena el día a día de una treintañera, con la finalidad de compartir  miedos, logros y vivencias. Darnos consejos y ¿por qué no? tejer una red de apoyo en esta aventura en la que todos intentamos ser adultos funcionales.

Si te gustaría platicar o contar tu historia, nos puedes mandar un correo a naty@freyjasexshop.com y con gusto te publicamos.

Para empezar, me gustaría compartir sobre un tema que me cuesta mucho entender y hasta la fecha sigo pensando y tratando de llevar a la práctica, el autocuidado. Desde que era más joven, siempre estuve pensando en dar más, nada era suficiente, estudiar, trabajar eran una constante en mi día a día, sin embargo últimamente los achaques que he sentido se están volviendo más evidentes y ya me empiezo a ocupar, me di cuenta que siempre ponía antes de mi situaciones que a pesar de que me hacían daño continuaba.

El autocuidado, se refiere a cuidarse a sí mismo y aunque parezca muy obvio es una práctica que muy pocos realizamos, ya que se refiere a tomar las mejores decisiones sobre nuestras necesidades físicas, emocionales, mentales, financieras y espirituales, se refiere al reconocimiento de que nosotros somos los responsables de nuestro propio bienestar y, también, de todo aquello que se extiende más allá del contexto individual: nuestra familia y nuestra comunidad.

El autocuidado lo realizamos al ser consciente de la comida que nos hace daño, respetar nuestro horario de sueño, alejarnos de personas que nos quitan energía, invertir en nuestra salud y sobre todo darnos mucho amor, es muy común que los peores jueces somos nosotros mismos pero el amarnos y cuidarnos nos corresponde a nosotras.

Uno de los retos más grandes que se manifiestan en nosotros mismos es priorizar las cosas que nos hacen felices, el hecho de decir que no y poner límites son acciones que se pueden considerar como egoístas, sin embargo, son puntos claves para el autocuidado. Los límites conscientes se sienten con una profunda paz en el cuerpo y no suelen despertar respuestas protectoras en los demás, porque al afirmarse, también somos capaces de considerar sus necesidades y, por supuesto, sus derechos.

Es importante romper paradigmas y empezar a escucharnos, somos nuestras mejores amigas y debemos protegernos. En nuestra siguiente entrega te compartiremos lo que podemos hacer para cuidarnos y apapacharnos.

Autora: Naty Ramírez