a

MITOS QUE NOS HACEN DAÑO

13 de abril de 2022

El hablar de placer representa un tema controversial el cual nos afecta al momento de dar rienda suelta a nuestras fantasías, sin embargo, es muy importante entender que los mitos y limitantes son productos de años de mala información y de ideas impuestas por basadas en religión, costumbres y tradiciones.

Tanto hombres como mujeres estamos vulnerables a estas ideas, las cuales no nos dejan disfrutar de nuestra sexualidad, lo más importante es conocernos y saber que nos gusta, te presentamos unos mitos muy comunes, los cuales dañan de manera indirecta nuestra confianza a la hora del deseo:

  1. Los hombres tienen más deseos que las mujeres

La biología es sólo uno de los factores que influyen en nuestra sexualidad. Es cierto que la testosterona puede incrementar el deseo sexual, pero no olvidemos que todos los seres humanos tenemos testosterona y estrógenos en proporciones variables.

Este mito está muy influido por los roles sociales que se esperan en función del género. Así, la promiscuidad está mal vista en las mujeres mientras que de los hombres se espera que “siempre estén dispuestos”

  1. El tamaño del pene importa

 El hecho de que un pene mida más o menos centímetros no es relevante para el placer ya que la sensibilidad de la vagina y el ano no se encuentran en puntos muy profundos (en la vagina, por ejemplo, la mayor sensibilidad está en el tercio exterior). Entonces, ¿por qué hay personas que se fijan en el tamaño? Precisamente por el mito del tamaño hay personas que prefieren que el pene sea grande porque les causa una mayor excitación su apariencia, pero realmente las sensaciones sólo cambian si es demasiado pequeño (inferior a 8 cm en erección) o demasiado grande (ya que puede producir dolor).

  1. El sexo anal esta relacionado con la orientación homosexual

Esto parece muy básico, pero es un mito que aún persiste. El desconocimiento de la estimulación anal provoca miedos a que sea dolorosa, a que descubra “tendencias ocultas”… ¡cuando lo bueno que tiene es que todo el mundo puede disfrutar de ello! Es especialmente frecuente entre muchos chicos cisgénero y heterosexuales tener curiosidad o deseos de llevar a cabo la penetración anal a una mujer al mismo tiempo que experimentan rechazo ante la idea de recibir estimulación anal por la presencia de creencias homófobas.

No debemos de olvidar que todos estos prejuicios han sido impuestos por otras personas influenciados por creencias religiosas, ideas patriarcales, entre otras. Por lo que es necesario pensar en el sexo como un momento de disfrute y gozo ya sea solo o acompañados.

Para tu disfrute, visita nuestra tienda y podrás encontrar productos que lleven tu imaginación al límite, vive, conoce y difruta-te.

Autora: Ix Chel